Buscar

Idioma

Spanish Basque Catalan English French Galician German Italian Portuguese
There are no translations available.

El aguacate
Es un fruto rico en grasas de tipo monoinstaurado, al igual que el aceite de oliva, por lo que su consumo es muy recomendable en caso de riesgo cardiovascular.

El aguacate es originario de México, Colombia y Venezuela. Los primeros españoles que llegaron a América bautizaron a este fruto con el nombre de "pera de las Indias", dada su semejanza externa con las peras españolas. Actualmente se cultiva principalmente en regiones subtropicales, y también en España, sobre todo en la Costa Tropical de Granada (Almuñécar, Jete, Salobreña, Motril,..) Costa del Sol de Málaga y Canarias.

Tiene forma de pera, corteza gruesa y dura, y su pulpa, es de consistencia mantecosa, con un sabor que recuerda al de la nuez. En su interior contiene una única semilla redondeada de color pardo claro y 2-4 cm de longitud, que aparece recubierta de una delgada capa leñosa. El peso normal oscila entre 200-400 g, aunque los hay de hasta 2 Kg.

Nombre científico: Persea Americana.

Familia: Pertenece a la familia de las Lauráceas (Lauraceae), que abarca plantas leñosas productoras de esencias que crecen en regiones cálidas. El laurel, el alcanfor y la canela, pertenecen a su misma familia.

Temporada: Se puede comprar durante todo el año.

Valor nutritivo:
Las grasas constituyen el principal componente tras el agua, por lo que su valor calórico es elevado. Aporta una baja cantidad de hidratos de carbono y menor aún de proteínas. En cuanto a la grasa que contiene, ésta es mayoritariamente monoinsaturada; el 72% del total de grasas es ácido oleico, característico del aceite de oliva. Es rico en minerales como el potasio, el magnesio y pobre en sodio. Destaca su contenido de provitamina A, vitamina E y ciertas vitaminas hidrosolubles del grupo B, como la B6 o Piridoxina importante para el funcionamiento del sistema nervioso.

Tabla de composición nutricional (contenido por 100 g de porción comestible)

Kcal (n)

Agua (mL)

Proteína (g)

Grasa (g)

Hidratos de carbono (g)

Fibra (g)

Potasio (mg)

Magnesio (mg)

Provit. A (mcg)

Vit. C (mg)

161,1

74,3

1,9

15,3

2,4

5,0

599,0

39,0

61,0

7,9

mcg= microgramos.

Cómo elegirlo: Se ha de comprobar que la piel no presente ningún tipo de defecto como manchas, puntos negros o signos de excesiva maduración. No se debe tocar la fruta para comprobar su grado de madurez, ya que se puede deteriorar. Se sabe que está maduro si al sacudirlo se nota que el hueso se mueve o cede a la leve presión con el dedo.

Cómo prepararlo: Se emplea más como una hortaliza que como una fruta. Carece de sabor dulce, lo que le permite combinar adecuadamente con numerosos platos. Fresco: relleno de jamón, de cangrejo, de verduras... También se lo suele consumir ligeramente cocido y en puré. La pulpa del aguacate se emplea frecuentemente como si fuera mantequilla, una vez machacada y aliñada con limón y aceite. El guacamole es una preparación a base de la pulpa de aguacate machacada, a la que le añaden pimientos, cebollas, especias, tomate y zumo de limón. También se elaboran zumos, batidos e incluso sopas de aguacate. Cuando elaboremos platos a base de aguacates, no debemos olvidar que la sal debe echarse en el momento de ir a comerlos, pues si se pone con anticipación hará que los aguacates acaben oscureciéndose.

Conservación: Si no está del todo maduro, se debe dejar a temperatura ambiente durante el tiempo necesario, 1-3 días. Su proceso de maduración puede acelerarse si se envuelve en papel de periódico junto con una manzana o un plátano. Nunca debemos intentar madurar aguacates por medio de calor directo, ya que se estropean rápidamente y toman un sabor muy amargo. Para detener su maduración cuando ya está listo para su consumo, se ha de guardar en la parte menos fría de la nevera, ya que no soporta las temperaturas muy bajas. Si al consumirlo sólo empleamos una mitad, la mitad que sobra, se puede conservar en óptimas condiciones para el día siguiente dejándole el hueso, rociada con limón, en la nevera y protegida con papel film. Si queremos congelarlos, hay que extraer la pulpa, aplastarla bien y mezclarla con un poco de zumo de limón.