Buscar

Idioma

Spanish Basque Catalan English French Galician German Italian Portuguese
There are no translations available.

El mango
Un mango de 300 g cubre la totalidad de las necesidades de un adulto de vitamina C y de vitamina A.

Nombre científico: Mangifera indica.

Familia: El mango, también llamado "melocotón de los trópicos", pertenece a la familia de las Anacardiáceas.

Variedades:
Existe gran número de variedades que se diferencian entre sí por la zona de cultivo, el color de la piel y la pulpa, el sabor y el aroma del fruto, y el tamaño, entre otras características. En el mercado español, la variedad más consumida es el mango Sensación, de pequeño tamaño, sabor ligeramente ácido y muy afrutado.

Temporada:
Se puede encontrar en el mercado durante todo el año. Sin embargo su exportación no se lleva a cabo a gran escala, ya que es una fruta delicada que no soporta bien las condiciones de transporte. Por tanto, la mejor época para disfrutarlos en nuestro país es en invierno.

Valor nutricional:
Su valor calórico es bajo dado su moderado aporte de hidratos de carbono, principalmente sencillos. Contiene cantidades interesantes de minerales como el potasio y magnesio. En cuanto a vitaminas, los frutos maduros son fuente importante de provitamina A (en nuestro organismo se transforma en vitamina A) y de vitamina C; 1 mango de 300 g cubre la totalidad de las necesidades de un adulto de vitamina C y de vitamina A. También contiene, en menor medida, vitaminas del grupo B entre las que destaca los folatos.

Tabla de composición nutricional (por 100 g de porción comestible)

Kcal (n)

Agua (mL)

Proteína (g)

Grasa (g)

Hidratos de carbono (g)

Fibra (g)

Potasio (mg)

Magnesio (mg)

Provit. A (mcg)

Vit. C (mg)

56,0

83,0

0,5

0,3

12,8

1,7

18,0

190,0

478,0

30,0


Conservación e higiene:
El mango que aún está verde puede refrigerarse para retrasar su maduración o bien mantenerse a temperatura ambiente para que alcance el punto óptimo de sazón, a partir de lo cual se ha de consumir en un plazo máximo de 5 días. Los mangos maduros, son muy sensibles a todo tipo de golpes, por lo que se han manipular con sumo. Por otro lado, esta fruta ya madura no debe guardarse en la nevera, ya que no soporta las bajas temperaturas. Sólo si se quiere consumir frío se podrá mantener en la nevera unos minutos antes de servirlo a la mesa.